Deportes

Fútbol de colegio

Pinterest LinkedIn Tumblr

Miguel se estrenó como goleador el domingo y Bejarano debutó con el primer equipo.

Parecen dos niños que por la semana juegan en el colegio y los fines de semana juegan al fútbol. Cuando se puede. Ellos estaban esperando a que su equipo juvenil reanudara la competición (van líderes). En esa espera los llamó Emilio Fajardo, con el que ya entrenaba, les miró a la cara y les dijo:

—Voy a contar con vosotros— Todo esto a pesar de que el técnico tiene plantilla y a ilustres con el chándal puesto en el banquillo.

—Algo le ha visto este a esos chicos—decía un aficionado que no se explicaba el por qué esta devoción por dos imberbes.

La respuesta es que en el equipo juvenil hay muy buenos jugadores. El líder Migue Sánchez que es un centrocampista con mucho talento poseedor de un portentoso disparo con la izquierda que rompe redes y escuadras. Tiene visión de juego, toque y gol. El pasado domingo se estrenó como goleador en Tercera División ante el Utrera. Meterá más, llega mucho a las jugadas ofensivas. Él ya es titular y en el campo vio como saltaba al campo su compañero del juvenil, Bejarano. Los dos juntos. Con el equipo grande.

Bejarano es un pivote que se mete entre los centrales y da equilibrio al equipo. Su entrenador del juvenil, Alberto Fernández, dice “es mi Busquet pues se coloca bien, ayuda en defensa y distribuye tocando en corto en la salida”. El equipo lo echa en falta cuando no está. Y es que el chaval ha ido creciendo con el paso del tiempo. Mejorando. Parecía que iba a ser un futbolista más pero ha ido robando puestos. Algunos de los entrenadores que tuvo lo dejaron en el B o comiendo pipas en el banco pero en su último año de cadete explotó. Un chaval con la cabeza bien amueblada, de los que hacen vestuario y lo deja todo en el campo. Honrado y muy cabal.

Fajardo ha tirado de estos dos pero hay más. Está Márquez que es un defensa izquierdo de los que muchos quisieran tener en sus equipos filiales. Un cañón. Se pelea con todos, sube con el balón, veloz, potente, no se arruga nunca y le sale todo bien. Otro de los que tiene mucha calidad es Álvaro Rubio que si las lesiones no le hubieran apretado tanto estaría peleando el puesto de central en el grande ya que es inteligente, siempre bien colocado y con mucho criterio para salir jugando desde atrás. También está Andrés, un central con un enorme potencial, Pedro, Cantero y muchos jugadores más que irán apareciendo por el primer equipo. Los juveniles aprietan como nunca. Ojo a la generación que viene de futbolistas. No es casualidad que vayan primeros en la tabla. Fútbol de colegio. Del bueno. Ojalá que salten pronto más. Ansiosos estamos.

Suscríbete a nuestra newsletter

Hola,
Mantente informado
de lo que pasa cerca de ti.

Regístrate para recibir las noticias más destacadas en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

Write A Comment