Cultura

Llega a Pozoblanco Alek y Sophie, con su espectáculo de danza contemporánea y perfomance plástica

Pinterest LinkedIn Tumblr

La Compañía de danza mallorquina Baal estrena su nuevo espectáculo abierto a todos los públicos lleno de fantasía y surrealismo creado gracias al movimiento, la música, la tecnología y la interacción con el espectador

El espectáculo se inspira en la vida y obra de dos mujeres olvidadas por el arte y que fueron grandes influyentes en movimientos artísticos en Europa de mediados del siglo XX, Aleksandra Ekster y Sophie Taeuber – Arp

La obra podrá verse en Pozoblanco el próximo 3 de enero

La compañía de danza Baal llega a Pozoblanco y presenta su nuevo espectáculo de danza contemporánea y performance plástica para todos los públicos, sin distinción de edad, Alek & Sophie donde el mundo imaginario, abstracto y pictórico de Aleksandra Ekster y Sophie Taeuber – Arp, dos grandes artistas de mediados del siglo XX, sirve de inspiración para crear todo un espacio de fantasía, empatía, diálogo y comunicación rompiendo, a su vez, la cuarta pared e involucrando al público. Una experiencia interactiva plástica llena de danza, movimiento y muy sonora. La obra podrá verse el próximo 03 de enero a las 19h. en el Teatro El Silo de Pozoblanco.

La pieza artística Alek & Sophie, de 50 minutos de duración, construye un universo desconocido a través de volúmenes, círculos y esferas que van cobrando vida, seres llegados de otra dimensión hasta este mundo para interactuar y jugar con los humanos. Es una obra surrealista llena de fantasía, con una magia plástica y pictórica creada gracias a los objetos, la danza y el movimiento, la relación con la tecnología y la participación del público.

Mediante la relación entre los bailarines, Catalina Carrasco y su hijo Max de solo 5 años, los materiales y la tecnología, se construye un recorrido espacial y sideral. Los cuerpos y la danza son los vehículos conductores hacia un universo desconocido, donde el juego y su organización crean un espacio amable y divertido, un mundo mágico lleno de transformación y contenido.

En esta pieza, la compañía Baal plantea una práctica artística de resistencia frente a los modelos hegemónicos de relación en los procesos de producción y exhibición, así como de heteronormatividad. Para ello propone una mirada a los movimientos artísticos como el Dadaísmo, el Futurismo y el posterior movimiento Fluxus, y en particular los trabajos de manera conceptual con dos referentes mujeres claves en el movimiento abstracto de principios de S.XX, Aleksandra Ekster. (Polonia/Ucrania 1882-1949) y Sophie Taeuber – Arp (Davos, Suiza 1889-1943). Dos artistas hoy olvidadas pero que fueron muy influyentes en el arte de la primera mitad del siglo XX y que fueron contemporáneas de grandes artistas como Miró, Picasso, Dalí o Kandinski, entre otros. Como curiosidad Sophie Taeuber – Arp fue bailarina y este arte escénico influyó en sus obras.

Para la compañía Baal, el interés en estas dos creadoras está, por un lado, en la estética objetual e iconográfica; y, por otro, en divulgar su obra formando parte del movimiento hacia el cambio en la equívoca línea temporal de la historia del Arte, escrita hasta hace muy poco por un mundo heterosexual y Occidental.

La tecnología juega un papel muy importante en todo el espectáculo pues se generarán dibujos según los objetos que hay en el escenario e, incluso, la bailarina se convierte en un pincel interactivo que creará trazos abstractos según los movimientos de su cuerpo. Para Catalina Carrasco, directora y coreógrafa de la compañía Baal, Alek & Sophie “pretende provocar un acto escénico como generador de empatía, fantasía, diálogo y comunicación en el público sea cual sea su edad. Una utopía de proximidad a través de un espacio horizontal y compartido pensado para todos los públicos. En este acto escénico, cercano a una instalación performática, generamos nuevos modos de relación, habitamos colectivamente una experiencia, un lugar común”.

Alek & Sophie sigue la estela de la gran creación dancística de Baal, MiraMiró, que tras más de 200 representaciones sigue girando con éxito y se ha convertido en toda una referencia de cómo la danza puede ser un instrumento artístico para toda la familia. Una obra donde los cuadros de Joan Miró cobraban vida a través de la danza, el movimiento y la música. Una pieza que ha servido como instrumento perfecto para generar nuevos espectadores a la danza y a la obra de Miró.

Write A Comment