Comarca

Manuel Escribano, natural de Pedroche, despedido como cocinero del Ayuntamiento de Barcelona por su nivel de catalán

Pinterest LinkedIn Tumblr

Manuel Escribano Cobos, de 47 años y natural de Pedroche, era el cocinero del área de Alcaldía, tal como ha explicado a Diario Córdoba. Ocupaba una plaza que se creó ex novo en la etapa de Jordi Hereu, actual ministro de Industria, y después le ha servido el almuerzo a Xavier Trias, Ada Colau y ahora al socialista Jaume Collboni.

Nunca, asegura, le habían exigido el catalán como requisito. Hasta ahora. Manuel Escribano habla y escribe con propiedad en catalán y es capaz de expresar incluso conceptos complejos. De nada le ha servido, porque el Ayuntamiento de Barcelona lo acaba de despedir tras 17 años como interino alegando precisamente que «no parla catalá».

«Yo estaba sobre todo dando almuerzos para el equipo de alcaldía, a regidores y visitantes, que ahora hay bastantes, para 25 personas a veces. No es un restaurante, sino una especie de casa de comidas. Compraba y cocinaba y al día siguiente lo mismo», relata. No necesitaba hablar con nadie, ni en catalán ni en español, como no fuera para comunicarse con algún llagostí, porque en los fogones del Ayuntamiento de la Ciudad Condal siempre ha trabajado solo. 

En el proceso de estabilización de los interinos, que se lleva a cabo desde hace un par de años en todo el país y no sólo en Cataluña, le exigieron un nivel de catalán que, aclara Manuel, por su categoría laboral requería un B2. En otros puestos Barcelona ha exigido hasta un C1, que es casi como tener el catalán como lengua materna. Se les ha solicitado el certificado a músicos y taxistas, entre otras profesiones.

Manuel lleva cuatro años estudiando catalán en el Consorcio para la Normalización Lingüística, un organismo oficial. Su certificado B2 tiene fecha de 23 de diciembre del año pasado aunque el curso finalizó el día 5. Para quienes no podían acreditar con papeles su dominio del catalán, el Ayuntamiento organizó una serie de pruebas a las que este profesional se presentó el 29 de septiembre. No pasó el trámite, por lo que le comunicaron el despido el pasado 9 de enero. Para entonces él ya había presentado su título de catalanoparlante, pero las administraciones públicas parecen estar igual de anquilosadas en catalán que en castellano. No se lo aceptaron porque estaba fuera de plazo. 

Suscríbete a nuestra newsletter

Hola,
Mantente informado
de lo que pasa cerca de ti.

Regístrate para recibir las noticias más destacadas en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

Write A Comment